Make your own free website on Tripod.com
CONFLICTOS EN LOS NIÑOS




¿Qué tipo de conflictos produce en los niños el divorcio o la separación?
Lo cierto es que depende de la situación, no será lo mismo la vivencia de separación para aquellos niños en cuyo entorno familiar uno de los progenitores es problemático (perturbador-a, maltratador-a, alcoholico-a, etc.), en cuyo caso la marcha de dicho progenitor se puede llegar a vivir como una expectativa de paz en el hogar; que en aquellos niños cuyo entorno familiar no es tan perturbador.
Vamos a centrarnos en los síntomas que pueden llegar a manifestar los niños ante la situación de separación, estos síntomas son más comunes en menores de diez años, por debajo de esta edad suele afectar de una forma más notoria el trauma de la separación o divorcio:
- Aislamiento-retirada: El niño se aísla del entorno que le rodea, se centra en sí mismo, no habla con casi nadie y si lo hace de forma muy concisa, prefiere estar solo en su cuarto, no juega con otros niños.

- Bajo rendimiento escolar: En ocasiones viene unido a fobia a la escuela y ansiedad de separación, no desea ir a la escuela, no atiende en clase, tampoco molesta a sus compañeros, no presta atención a los deberes, apenas quiere salir de casa, la apatía que muestra en la realización de tareas que no son de su agrado se extiende a otras muchas áreas.

- Depresión: En diferentes grados, puede ocurrir desde una depresión transitoria a una depresión mayor en cuyo caso será necesaria la intervención de un especialista.

- Fugas del hogar: Se suelen producir para ir a buscar al miembro de la pareja no presente, en ocasiones para que se apiade de su estado de desamparo y regrese al hogar o en la creencia de que será más feliz al lado del otro progenitor.

- Regresiones: Se comporta con respecto a una edad mental menor de la que posee, olvida cómo vestirse, no sabe comer solo, regresa a un habla primaria; la regresión es una defensa psicológica en la que el niño trata de volver a una época en la que no existía el conflicto actual y que recuerda como feliz.

- Negación y conducta antisocial:En ocasiones ocurren a la par, por un lado el niño-a niega lo que está ocurriendo (niega que sus padres se hayan separado pese a haberle explicado la situación en diversas ocasiones), por otro lado siente consciente o inconscientemente que sus padres le han hecho daño lo que le da derecho a hacerlo él también, provocando conducta antisocial.

- Culpa: El niño en ocasiones se siente culpable de la situación, cree que ha sido cosa suya, por su mal comportamiento, por su bajo rendimiento escolar, por alguna trastada, y puede llegar al autocastigo como forma de autodirigir la hostilidad que siente hacia sus padres inconscientemente.

- Aprovechamiento de la situación-enfrentamiento de los padres: El niño en ocasiones trata de beneficiarse de la situación poniéndola como excusa para conseguir sus objetivos o escabullirse de sus responsabilidades o fracasos. A veces llega a crear falsas acusaciones para que los padres hablen entre sí, pese a saber que dichas acusaciones lo único que van a lograr es un mayor enfrentamiento entre sus progenitores.

- Indiferencia: El niño no protesta, no se queja de la situación, es como si la cosa no fuese con él, es otra forma de negación de la situación.




QUE ES EL DIVORCIO CONSECUENCIAS Y EFECTOS